Consejos para la P.A.U.la web del estudiante

Consejos para la P.A.U.

El éxito en este examen que abre las puertas de la Universidad depende de la preparación, pero también cuenta, y mucho, la madurez para afrontar los estudios superiores. Un signo de madurez es controlar las circunstancias y los imprevistos que rodean las pruebas. Es necesario, por tanto, controlar la tensión emocional que genera pensar en el examen y tratar de ahuyentar los pensamientos negativos sobre el resultado de la prueba y concentrarse en que lo importante es el esfuerzo realizado para preparar el examen.

La selectividad se realiza, normalmente, al finalizar el bachillerato. En esta prueba se reflejan los contenidos adquiridos a lo largo de los cursos de bachillerato. La selectividad se empieza a estudiar  cuando empieza el bachillerato, un buen trabajo a lo largo de los dos cursos ayuda a la superación con éxito de la prueba.

Es importante no estudiar todos los contenidos de la selectividad durante el mes previo a la prueba y tener en cuenta algunos preparativos que debes realizar antes de la prueba para evitar problemas y nervios durante las fechas de los exámenes. A continuación de damos una serie de consejos que te pueden ser útiles:

Prepararse durante el curso

Comienza a estudiar desde principio de curso, el trabajo regular durante todo el año te ahorrará trabajo al final y te sentirás más seguro.

Hazte un calendario, planifica las horas de estudio y las materias, según necesites mayor dedicación para unas u otras. Sé realista, añade dí­as de descanso, de tal manera que puedas cumplir realmente la planificación.

De esta manera ahorrarás tiempo, energí­a y crearás un hábito de estudio que te ayudará a comenzar la jornada de trabajo todos los dí­as.

Además, podrás controlar tu rendimiento y los avances que hagas en los temarios y evitarás tener que encerrarte a estudiar los últimos dí­as.

Matrícula de la prueba:

A la hora de hacer a matrícula tendrás que tomar decisiones importantes:
La matricula de selectividad se hace en mayo y hay que pagar unas tasas. Es entonces cuando se elige si uno se presenta a Historia ó a Filosofía, el Idioma y las materias de modalidad para la fase general y para la específica si uno se va a presentar.
Para tomar esta decisión debes analizar si tendrás suficiente con la nota de la fase general o necesitarás aumentar tu nota con la materias de la fase específica, como sabes la Selectividad tiene dos partes. Una obligatoria, con la que se puede aprobar, y otra voluntaria para subir nota.
Recuerda que la parte general constituye el 40% de la nota final y el 60% restante procede de la media del expediente académico. La puntuación máxima posible es un 10.

Si el alumno quiere estudiar una carrera muy demandada para la que se exige una alta calificación, podrá hacer hasta otros cuatro exámenes de cualquier materia de modalidad de Bachillerato aunque no las haya cursado. Contarán las dos mejores notas siempre que la materia objeto de examen esté vinculada a la carrera elegida (para ello cada universidad las pondera con 0; 0,1 ó 0,2. La máxima puntuación será de dos puntos por materia. Es decir que un estudiante puede obtener en el mejor de los casos un 14.
Tienes que pensar muy bien qué materia eliges en la parte general, un aspecto que te ayudará a tomar esta decisión es saber que estas materias tienen más valor en la fase específica que en la general si está ponderada para las carreras que te interesan. Pero es fundamental que tengas claro tus objetivos: los alumnos que consideren que su objetivo primordial es superar la selectividad deben elegir para la fase general la matería que crean que dominan más, en cambio los que estén buscando notas de admisión alta deben meter en la general las materias que tengan poca ponderación en las carreras que le interesan y en caso de igual ponderación elegir para la fase general las que lleven peor preparadas, dado que aquí valen menos que en la fase específica.

El último mes

Cuando se acerquen los dí­as de la prueba dedica tu tiempo a repasar. Retoma los conceptos principales, memoriza tus resúmenes, haz esquemas y recopila ejercicios tipo.

Además, es muy útil practicar sobre exámenes de años anteriores, podrás calcular el tiempo y espacio disponible, comprobarás tu soltura y serás capaz de encontrar patrones y modelos de ejercicios que aparecen habitualmente.

En nuestra web puedes encontrar una recopilación de exámenes de PAU de todas las comunidades en los últimos años

Preparativos de la prueba:

  • La acumulación de ejercicios puede suponerte nerviosismo y confusión; intenta presentarte a las pruebas lo más descansado/a y relajado/a posible y presta atención en todo momento a las indicaciones de los/las examinadores/as. El repaso previo a la entrada en el aula para realizar los ejercicios puede causar el efecto contrario al buscado, disparar los nervios e intensificar la fatiga. Además, ese repaso puede ser inútil porque si la materia está aprendida es un esfuerzo innecesario, y si se desconoce algún punto, no se va a lograr aprender nada nuevo. Sin embargo, si los temas están incorrecta o insuficientemente comprendidos, se acumula información de forma desorganizada, lo que conlleva más confusión.
  • La costumbre de hablar del examen antes de empezarlo. Es una costumbre poco recomendable ya que esto contribuye a ponerse más nervioso. En ocasiones, ver a un compañero ansioso puede provocar la misma reacción.
  • Debes conocer el sistema de puntuación de la prueba eso te ayudará a tomar decisiones estratégicas.
  • Las pruebas exigen silencio absoluto; el Tribunal examinador tiene capacidad legal para expulsar a los estudiantes que incumplan las normas de corrección y comportamiento.
  • En cada ejercicio deberás presentar tu DNI o pasaporte y la hoja de matrícula; tampoco olvides llevar varios bolígrafos y el material específico para algunos ejercicios (instrumentos de dibujo, diccionario, calculadora científica, hay que recordar que las calculadoras que se permiten no pueden ser programables, etc.).
  • Las pruebas son anónimas; se hace así para respetar la igualdad de oportunidades y evitar ningún tipo de influencia que pueda privilegiar a nadie. Por tanto, no debes poner tu nombre en ninguna hoja.
  • Procura llegar puntual a las pruebas y sabiendo exactamente el lugar donde se realizan. Hay que llegar temprano al examen para evitar nervios de última hora y hacerlo calmados y atentos. Normalmente la convocatoria de las pruebas de selectividad se realiza media hora antes de que dé comienzo el examen para poder distribuir a los alumnos y repartir los ejercicios. Si el estudiante llega antes de que finalice ese tiempo, no suele tener problema para entrar a la prueba, sin embargo, si el retraso es superior a esa media hora, deberá presentar un justificante sobre lo ocurrido. Para evitar un trance de esta naturaleza, es aconsejable realizar al menos una vez el recorrido desde el domicilio hasta el lugar del examen unos días antes, utilizando los mismos medios de transporte que se vayan a usar el día de la prueba, de este modo, se podrá calcular de forma más certera la hora a la que hay que salir de casa para ser puntual. Asimismo, para evitar confusiones de última hora, el estudiante puede consultar previamente en los tablones de los centros donde se vaya a examinar (o en sus páginas web si es posible) el edificio y el aula donde le ha tocado realizar la prueba y verificar su ubicación con una visita previa.

Durante la prueba:

  • Es importante que creas en tu propia capacidad; que valores tus conocimientos y tu adecuada preparación; confiar en tu competencia para realizar la prueba adecuadamente.
  • Lee atentamente los enunciados y tómate tu tiempo para decidir la opción que más te interese.
  • Es muy útil que organices los conceptos que vayas a exponer en tu respuesta, mentalmente o mediante un esquema.
  • Distribúyete bien el tiempo para cada ejercicio. Planifica la distribución del tiempo durante el examen y dejar algunos minutos para repasarlo.
  • La presentación debe ser clara y ordenada.
  • Cuida el vocabulario (lenguaje técnico), la ortografía, la sintaxis, los signos de puntuación, etc.
  • Contesta solamente a lo que se te pregunta; no te darán más puntuación por explicar otras cosas que no tienen que ver con lo que te piden en el ejercicio.
  • Argumenta tus respuestas y justifícalas con ejemplos, si es necesario.
  • Es muy importante repasar el examen antes de entregarlo (¡aunque estés agotado!). Evitarás muchos problemas de redacción y ortografía.

 

Cuando todo ha terminado

Sea cual sea el resultado de un examen conviene recordar que la nota no es una medida de la valía personal. Es el fruto del desempeño en un momento puntual, producto no sólo de los conocimientos y aptitudes, sino también del esfuerzo y nivel de preparación, del grado de autocontrol y del modo en que se ha realizado eficazmente esa prueba concreta.

Los resultados de los exámenes tardan algunos dí­as en ser publicados. Comprueba el calendario de acceso y consulta novedades por Internet. Procura que no se te pase ningún plazo, hacer tus trámites en las fechas indicadas es la garantí­a de que todo vaya bien.

 

.

 

 

Síguenos en: