Uno de cada tres adolescentes de 12 a 16 años vive situaciones de maltratola web del estudiante

Uno de cada tres adolescentes de 12 a 16 años vive situaciones de maltrato



   

“Tolerancia cero con el bullying“, ese es el mensaje que transmitieron ayer expertos en la materia que alertaron sobre las graves consecuencias que conlleva la violencia entre iguales en la infancia y en la adolescencia, e instaron a trabajar en la prevención tanto en la escuela como en la familia.

Acontecimientos recientes como el suicidio de una menor en Ciudad Real como consecuencia de acoso escolar reflejan la gravedad de esta problemática, según se puso de manifiesto en un desayuno informativo organizado por Unicef en el Parlamento Navarro.

.

En él intervenieron Teodoro Hernández, profesor de la UPNA y experto en bullying; Carmen Azparren, maestra y psicóloga; María Mallén, delegada de Participación Ciudadana de la Jefatura Superior de Policía; y Patxi San Juan, asesor para la Convivencia, de Educación. Los estudios indican que uno de cada tres adolescentes entre 12 y 16 años se ven involucrados en situaciones de abuso cercanas al maltrato grave, un porcentaje que se reduce cuando se trata de casos de violencia severa que se sitúan entre el 2 y el 4%, indicaron.

Teodoro Hernández, quien insistió en que “no se puede bajar la guardia en ningún momento”, destacó el trabajo que se realiza en Navarra y apuntó que, según las investigaciones, los casos de “bullyingse concentran en pocos y determinados colegios”.

La necesidad de intervenir desde la infancia para evitar situaciones graves fue subrayada por Carmen Azparren, quien citó como factores que favorecen el maltrato escolar la impulsividad, un determinado estilo educativo, la falta de vínculos sociales y afectivos, la falta de empatía o la exposición a la violencia desde el hogar. Aseguró que muchos factores pueden trabajarse desde la infancia y que hacerlo mejoraría las relaciones de esos menores.

Patxi Sanjuan incidió en la necesidad de controlar las emociones ya que la “ira descontrolada provoca violencia” y citó frases de jóvenes pronunciadas por jóvenes tras episodios violentos como: “Me enciendo como si dentro tuviera un volcán” o “la gente feliz no hace sufrir”. Por ello hizo hincapié en trabajar las emociones, una labor que se puede hacer en la escuela, fuera de ella y en el que no hay que obviar la responsabilidad que tienen “las pantallas”, la TV o los videojuegos ya que, apuntaron varios ponentes, con ellos, llegan a los jóvenes imágenes de violencia, muerte, sangre o armas.

La representante de la Policía, que consideró fundamental el papel de la escuela y la familia en la prevención, subrayando que el bullyingtanto leve como severo es “muy peligroso”. Dijo que a la hora de actuar algunos jóvenes se amparan en el anonimato de Internet y en la creencia de que como son menores están libres de ser imputados, cuando no es así. “Tienen que ser conscientes de que sus actos tienen consecuencias y no van a quedar impunes”. Pidió la implicación de los “espectadores”, de los que no son ni víctima ni acosador, pero callan, ya que les convierte en “cómplices”. “Denunciar es un acto de valentía y no de cobardía”, dijo.

Fuente: noticiasdenavarra.com

, , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Síguenos en: