Solo un 1,5% de los trabajadores de la Unión Europea trabaja en otro Estado miembrola web del estudiante

Solo un 1,5% de los trabajadores de la Unión Europea trabaja en otro Estado miembro



   

A los españoles nos cuesta cada vez menos salir de nuestro entorno si se trata de encontrar trabajo, hecho que nos sitúa en sintonía con buena parte de Europa en cuanto a movilidad laboral se refiere, aunque seguimos estando bastante por debajo de países como Estados Unidos. Los tiempos han cambiado y las circunstancias económicas vuelven a conducir a los españoles hacia la emigración… un fenómeno que no nos es ajeno y que, de hecho, ha formado parte de algunos momentos clave de nuestra historia.

La bonanza económica de finales del siglo XX había convertido a los trabajadores españoles en los menos propensos de Europa a moverse por motivos laborales, hasta el punto de que durante los últimos diez años, España se había convertido en un receptor neto de inmigración. Pero en poco tiempo la situación se ha invertido: por primera vez en una década, el saldo migratorio fue negativo en 2011, según datos del INE, ya que llegaron a España 417.523 personas, frente a las 507.740 que abandonaron el país.

Alemania ofrezcas puestos competitivos y atractivos, hasta el punto de que muchos trabajadores se sienten más valorados en el extranjero que en nuestro país; o la disminución de barreras formativas dentro de la Unión Europea en cuanto a homologación de diplomas y libre circulación de estudiantes. Entre los destinos más solicitados por los trabajadores que acuden al departamento de Movilidad Internacional del Grupo Adecco, un 50% elige el fuera de la Unión Europea pero de habla inglesa; y sólo el 3,86% opta por destinos como Latinoamérica.

Según la consultora laboral Adecco, el perfil medio del demandante de empleo en el extranjero es un joven de entre 25 y 35 años, altamente cualificado y sin cargas familiares, proveniente de las ramas de ingeniería, arquitectura o informática. No en vano nuestro país tiene la tasa de desempleo juvenil más alta de la Unión Europea y ello ha llevado a muchos expertos a hablar, con preocupación, de “emi- gración selectiva” o “fuga de cerebros”. Y es que la movilidad laboral está afectando sobre todo a perfiles de alta cualificación, los que encuentran mejores oportunidades laborales fuera de España que en nuestro país.

Ya no estamos tan lejos de Europa 
Solo un 1,5% de los trabajadores de la Unión Europea trabaja en un Estado miembro distinto del propio, una proporción que apenas ha cambiado en los últimos 30 años y que contrasta con un índice de movilidad geográfica del 5,9% en Estados Unidos. Ello evidencia que tampoco en Europa la movilidad laboral es un fenómeno culturalmente enraizado. El estudio “Movilidad laboral y vida familiar”, elaborado por la Comisión Europea, constata que los europeos son tan sedentarios que prefieren invertir mucho tiempo en desplazamientos hasta el lugar de trabajo o en viajes profesionales que les mantienen lejos del hogar temporalmente antes que desplazarse a vivir a otras zonas del país por razones profesionales. Un 41% de los
encuestados por la Comisión Europea dedica más de dos horas en ir y volver del trabajo todos los días y un 29% se ve obligado a dormir más de 60 noches al año fuera de casa. En cambio, sólo el 14% se ha mudado a otros municipios por razones laborales.

 

, ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Síguenos en: