Las cinco universidades públicas valencianas preparan una selectividad conjuntala web del estudiante

Las cinco universidades públicas valencianas preparan una selectividad conjunta



   

Los rectores de las cinco universidades públicas de la Comunitat Valenciana trabajan ya en la elaboración de unas pruebas de acceso comunes que sustituyan a la actual selectividad pero que mantengan su espíritu. Al igual que han decidido los rectores catalanes, en las universidades de la Comunitat se haría una prueba específica sobre las materias relacionadas con los grados solicitados por el alumnado, porque la demanda de estos estudios exige «mantener un modelo de preinscripción», como especifican en la autonomía catalana.

«Todavía no está conformado pero sí que se trabaja en la misma línea que han acordado las universidades catalanas», subraya por su parte el rector de Alicante, Manuel Palomar, aunque todavía hay «mucho que perfilar».
De esta forma, los alumnos que acaben con éxito este curso en segundo de Bachillerato, tendrán que pasar unexamen de reválida fijado por el ministerio y que será común en toda España para poder obtener el título de Bachillerato. Esta prueba es la que dará la opción de seguir después hacia la universidad, tal y como contempla la nueva Ley Lomce de la mejora de la calidad educativa que propugna el ministro Wert.

Con el título de Bachiller en la mano, la ley da via libre a las propias universidades sobre el siguiente paso a dar, porque pueden o no llevar a cabo sus propias pruebas específicas para regular el acceso de los alumnos a los grados. En el caso de Cataluña, que es el que han tomado como ejemplo los rectores de la Comunitat, se establecerá una prueba propia y conjunta de selectividad.

El Consejo Interuniversitario de la Comunitat, que integra a la totalidad de los centros universitarios, deberá confirmar este extremo para hacer oficial el acceso coordinado a las cinco universidades públicas, a las que podrían sumarse el resto de centros privados de enseñanza superior de la Comunitat, como también han hecho en la vecina Cataluña.

Preinscripción
Esta nueva prueba de acceso vendría a complementar la referida reválida que se incluye en el borrador de la Ley Wert, de forma que es como si se siguiera haciendo la misma selectividad de los últimos años aunque dividida en dos: la prueba común se llevará a cabo en los propios institutos y la específica, que suma puntos, en las universidades, para valorar las materias específicas que haya cursado el propio estudiante.

Los rectores han llegado a la conclusión de que resulta «imprescindible» mantener algún sistema de acceso porque no hay plazas para todos en determinadas titulaciones con mayor demanda, y el filtro que venía ejerciendo la selectividad no les parece inadecuado. Se trata de mantener «la igualdad de oportunidades basada en la capacidad y méritos académicos», señala la propia ley.

La nueva selectividad incluiría pruebas específicas ponderadas sobre materias relacionadas con los distintos grados que imparten las universidades. De esta forma , el proceso de preinscripción para las universidades públicas seguirá basándose en una nota final de acceso que resultará de ponderar la puntuación obtenida en la reválida (que equivaldría al 60 % del total) y la nota global de las pruebas complementarias y propias de cada grado, que completará el 40 % restante.

Hasta ahora, las pruebas de acceso a la universidad sumaban el 60 % de la nota de selectividad correspondiente a la media del Bachillerato y al 40 % de la fase general de la propia selectividad.

Criterios generales para todas las pruebas similares
La Conferencia de Rectores Españoles (CRUE) ha pedido por su parte al Ministerio de Educación que el Consejo de Universidades, donde están representados ambas partes, «dé el visto bueno a las evaluaciones extraordinarias que pudieran establecer excepcionalmente las instituciones académicas para la admisión de estudiantes», como subraya la presidenta del colectivo, Adelaida de la Calle.

La propuesta busca que las pruebas extraordinarias que pueda acordar cada universidad, o varias conjuntamente, «no sean demasiado diferentes entre sí». Se trataría de aprobar unos criterios generales para esas evaluaciones, aunque cada universidad sea libre de decidir si pone o no las pruebas. Los rectores valoran que finalmente Wert haya descartado que las universidades pudiesen someter a los alumnos a una entrevista de ingreso, porque consideran a grandes rasgos que la actual selectividad «funcionaba».

Fuente: levante-emv.com

, , , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Síguenos en: