La Universidad para magos está en Españala web del estudiante

La Universidad para magos está en España



   

Las clases empiezan el 19 de octubre, y el plazo de matrícula sigue abierto hasta un día antes.

Un mago es un actor interpretando el papel de mago. En escena, un ilusionista está haciendo algo de cara al público, diciendo una cosa distinta, y tratando de ocultar el truco que los espectadores no pueden ver. Y todo ello, con la naturalidad de alguien que, supuestamente, no esconde nada. Y, aunque en principio parece algo sencillo, detrás hay muchas horas de trabajo y dedicación. Para esta profesión, que cuenta con una gran componente de habilidad y destreza, nace ahora el primer título universitario de Ilusionismo del mundo. Y se puede estudiar en España.

El Real Centro Universitario María Cristina es un edificio del siglo XVI, situado junto al Monasterio de San Lorenzo de El Escorial. Sus muros de piedra, de metro y medio de grosor, sus tejados de pizarra, largos pasillos y enormes ventanales con cristal antiguo recuerdan mucho a Hogwarts, la escuela de magia del personaje de ficción Harry Potter. Pero estamos hablando de algo muy real y, además, único en el mundo hasta este momento: una formación completa para aprender magia. El programa dura 3 años y se divide en 9 trimestres, y las clases se imparten de manera intensiva un fin de semana al mes.

El Título Superior de Ilusionismo se encuadra dentro del Área de Bellas Artes de este centro universitario privado, adscrito a la Universidad Complutense de Madrid. Todo surgió a raíz de la propuesta realizada por Juan Antonio Herrero, profesor de Ética Social en la Universidad del Estado de California y profesor también de este centro. Herrero es aficionado a la magia y siempre se había sorprendido de que no existiera en ninguna parte un programa universitario de ilusionismo. “Ha sido dejado de modo incomprensible, porque existe toda una tradición sobre esta materia en el mundo occidental, con un bagaje bibliográfico impresionante”, señala. “Por eso lo propuse. Yo pensaba que la reacción iba a ser de horror. Pero no. Todo el mundo decía: ‘Ah, pues no se nos había ocurrido’. Nos hemos dado cuenta de que había un interés latente, pero también algo de miedo a que se pudiera interpretar como algo descabellado”.

La prueba de que la apuesta convenció a todos es que el curso ya es una realidad, y que ha levantado una gran expectación dentro y fuera de España. Por lo novedoso de un programa de formación de estas características y por el claustro de profesores, todos ellos considerados “primeras varitas” del mundo del ilusionismo, como los define Fernando Arribas, mago y director académico del curso. “El profesor de ‘grandes ilusiones’ es el televisivo Yunke, Premio Mundial de Magia. La ‘cartomagia’ corre a cargo del campeón mundial, Henry Evans, Iñaki Zabaleta, Dani Daortiz y Woody Aragón. La ‘magia de salón’ la imparte Alan, que acompaña habitualmente a Juan Tamariz en sus actuaciones. El ‘mentalismo’ está a cargo de Christian Miró, mientras que Pablo Segóbriga enseña sobre ‘magia de cerca’. El francés Jeff Tousaint se ocupa de la ‘hipnosis’, aunque hay muchos más. No todos los magníficos magos que tenemos en habla hispana han podido entrar en el claustro de 29 profesores. Pero todos los que están figuran entre los mejores”.

Riversson, por ejemplo, es el profesor de magia con animales. Él piensa que todo ilusionista se hace, no nace. “Nadie nace sabiendo. Algunos tienen más agilidad manual que otros, pero con destreza y con horas de entrenamiento, todo se consigue”, señala. Por eso, añade, “los exámenes serán, sobre todo, prácticos. En algunos casos habrá algunas preguntas teóricas tipo test, pero al final de cada trimestre, los alumnos tendrán que montar un número y presentarlo al tribunal desde un escenario”. Esa es la razón por la que además de aprender los trucos y de estudiar los conocimientos teóricos, los estudiantes tendrán que aprender técnicas de interpretación, un poco de dicción y comunicación, tener nociones de iluminación, sonido y maquillaje y, por supuesto, conocer otras prácticas vinculadas a la magia, como el escapismo, la ventriloquía o las sombras chinescas.

Los estudios están avalados por la FISM (Federación Internacional de Sociedades Mágicas), y el programa lleva el nombre de Wenceslao Ciuró, un mago español del siglo XX, que escribió una quincena de libros sobre ilusionismo. Cada año se va a realizar una gala de fin de curso a la que serán invitados empresarios y particulares para que comprueben el trabajo de los alumnos. La intención, comenta Juan Antonio Herrero, el director ejecutivo del curso, es que “el programa y el centro universitario se conviertan en un punto de referencia obligado en España para la contratación de ilusionistas profesionales. Por eso hemos creado una bolsa de trabajo. No se trata de aprender ilusionismo porque sí, porque es divertido. Aunque si alguien lo quiere hacer por eso, bienvenido sea. Pero nuestra intención es que los alumnos salgan de aquí con experiencia laboral y con una perspectiva de contrato clara, ya desde el principio”.

Fuente: cadena ser.com

,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Síguenos en: