Fotos universitarias Deusto. ¿Montaje o clínica del rumor?la web del estudiante

Fotos universitarias Deusto. ¿Montaje o clínica del rumor?



   

El escándalo comenzó el pasado martes cuando se difundió por Twitter que decenas de fotos de alumnas de la institución religiosa (jesuita), algunas subidas de tono, otras de chicas medio desnudas e incluso alguna realizando prácticas sexuales, circulaban por el entorno universitario, por Bilbao y, en cuestión de minutos, por medio país. Los tuiteros rebotaron las fotos, las subieron a Facebook y, a día de hoy, hasta se pueden encontrar simplemente escribiendo «fotos universitarias Deusto» en el buscador de Google.

La bomba cibernética situó Deusto como trending topic, mientras comenzaban a escribirse bulos del tipo «más de 38 detenidos por el robo de las fotos», «un estudiante se ha suicidado» y toda una serie de barbaridades encabezadas por el tan popular #.

Pero ¿qué explicación tiene todo esto? Montaje y por lo tanto intencional o simplemente se puede explicar por lo que en sociología se denomina “la clínica del rumor” esto es, cómo a través de sucesivas versiones sobre un hecho, se va modificando la realidad en los testimonios de los transmisores.

Clínica del rumor

Es una experiencia muy útil para enseñar a la gente a prevenirse de informaciones distorsionadas o erróneas, de inexactitudes a veces intencionales, y a veces inconscientes, de prejuicios y prevenciones que perjudican las buenas relaciones humanas. En los ambientes institucionales es particularmente útil y efectiva. Los rumores son un problema de carácter psico – social que bien vale la pena considerar en un grupo.

La “Clínica del Rumor” nació en los Estados Unidos durante la Segunda Guerra Mundial, con apoyo periodístico, como una de las formas de enfrentar a los múltiples rumores surgidos como consecuencia de la crisis bélica.

La experiencia grupal llamada “Clínica del Rumor” suele hacerse con dos tipos de estímulos: uno gráfico y otro verbal. Los “actores” de la prueba deben transmitirse lo que han visto u oído, de uno a otro, lo cual da finalmente un testimonio bastante desfigurado. Si esto ya ocurre en las relaciones personales, si le añadimos las características de las redes sociales actuales, millones de personas y la inmediatez de la información, el panorama es claro.

Confusión generalizada. Mucha mentira, mucho morbo, demasiada falta de gusto. Los datos sobre las «más de 800» supuestas fotos  «calientes» protagonizadas por alumnas de la Universidad de Deusto, en Bilbao, son equívocos y contradictorios, consecuencia quizás inevitable de las nuevas fuentes de información: las redes sociales.

, , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Síguenos en: