Estudiantes de Medicina denuncian el uso sistemático de pinganillosla web del estudiante

Estudiantes de Medicina denuncian el uso sistemático de pinganillos



   

La Unión de Estudiantes de Enseñanzas Medias y Superiores (UEMS) ha presentado una queja formal en la Universitat de Valencia tras detectar «el uso de pinganillos electrónicos de forma indiscriminada y sistemática en los exámenes de Medicina por parte de alumnos de segundo y cuarto grado».

Las fuentes consultadas por este periódico advierten de que el número de implicados «podría rondar los 25» y que algunos de ellos habrían ofertado a otros estudiantes de la facultad el uso de este dispositivo electrónico «a cambio de contraprestaciones económicas o favores», según han tenido conocimiento a través de algunos asociados que cursan estudios en la Facultat de Medicina y Odontología de Valencia.

Fuentes de la Universitat de Valencia aseguraron a Levante-EMV que ya han empezado a tomar medidas para evitar este tipo de fraude en los exámenes de enero. Así, estas fuentes confirmaron que se han colocado inhibidores de frecuencia en las instalaciones de la Facultat de Medicina y Odontología para impedir el uso de pinganillos o cualquier tipo de aparato electrónico durante la realización de los exámenes, incluidos los teléfonos móviles, ya que los supuestos tramposos también hacían uso de aplicaciones como el «whatsapp» para enviar fotografías de los exámenes al compinche que les filtraba las respuestas.

«Se van a tomar las medidas oportunas para proteger a los estudiantes que sí estudian y el trabajo de los profesores», aseguró Federico Pallardó, decano de la Facultat de Medicina. «Hay que tener en cuenta que dentro de unos años estos alumnos tendrán en sus manos la vida de muchas personas», destacó Pallardó sobre la importancia de impedir que los universitarios copien en los exámenes y desvirtuen las notas haciendo trampas.

Envían una foto con el móvil
Según explican en su queja miembros de la UEMS, el «modus operandi de los presuntos tramposos consiste en acudir al examen provistos de un pequeño audífono inalámbrico, tipo sonotone, ubicado en el pabellón auditivo, que les permite conectar vía teléfono móvil con una tercera persona que, desde fuera de la facultad, les resuelve el examen previa recepción de una o varias fotografías de la prueba escrita».

Esta imágenes «son capturadas con el móvil y el examinado las hace llegar a su compinche mediante la aplicación ‘whatsapp’ o por un mensaje multimedia, ‘sms’, aprovechando cualquier descuido del profesor».

Dicha asociación de estudiantes indagó sobre la utilización de este dispositivo electrónico en la citada Facultat tras las informaciones aparecidas en los medios de comunicación sobre el fraude de los títulos de patrón de yate en la Universitat Politécnica de Valencia. Tras entrevistarse con varios alumnos del grado de Medicina, éstos aseguraron haber sido testigos en numerosos exámenes y conocer las tretas de los «tramposos», como estornudar repetidamente durante el examen para indicar al que les dicta qué temas les ha de cantar por el pinganillo.

, , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Síguenos en: