El Defensor del Pueblo vasco investigará el caso de las fotos robadas en Deustola web del estudiante

El Defensor del Pueblo vasco investigará el caso de las fotos robadas en Deusto



   

El Defensor del Pueblo vasco-Ararteko investigará de oficio la difusión de fotos íntimas de supuestas alumnas de la Universidad de Deusto a través de internet.

El Ararteko, Iñigo Lamarca, ha anunciado este jueves, tras la presentación en Vitoria de un mapa sobre la accesibilidad de lugares de interés público, que la Oficina de Infancia y Adolescencia de esta institución “tomará cartas en el asunto”.

Según ha explicado, este departamento actuará de oficio para “recabar información precisa” sobre lo ocurrido y para poner en marcha medidas que, dentro de sus competencias y posibilidades, contribuyan a aclarar los hechos. Lamarca ha recordado que la institución que dirige lleva tiempo alertando sobre los riesgos potenciales de las nuevas tecnologías de la información, ya que, como ha ocurrido en este caso, pueden dar lugar a situaciones en los que los derechos fundamentales se vean “afectados”.

La Fiscalía vizcaína todavía no ha tomado una decisión acerca de si investigará el caso después de que la Ertzaintza no constatara que se hayan sustraído imágenes a través de la ‘wifi’ de la Universidad de Deusto.

Fuentes del ministerio público han informado a Europa Press de que no hay ningún procedimiento abierto sobre esta cuestión en Fiscalía ya que se espera a los resultados de las investigaciones que está realizando la Sección Central de Delitos en Tecnologías de la Información de la Policía autonómica sobre este asunto.

Este miércoles se distribuyó a través de la mensajería instantánea de los teléfonos móviles fotografías y vídeos íntimos de jóvenes de ambos sexos cuya identidad se atribuía a estudiantes de la Universidad de Deusto. El centro universitario afirmó que no se había ‘hackeado’ su servicio interno de wifi y se inclinaba más por el robo de datos directamente de los móviles u ordenadores de los afectados.

Aunque aún es pronto para cuantificar cuántas personas se han visto afectadas, algunas fuentes calculan que hay unas 800 imágenes y vídeos robados de los dispositivos móviles de los estudiantes. El rectorado de la universidad acaba de asegurar que por ahora no ha habido ninguna denuncia “formal” por parte de los afectados y han “animado a denunciar los hechos” ante las autoridades policiales.

En un comunicado oficial, la Universidad de Deusto ha lamentado el uso indebido de las redes sociales con fines deshumanizadores, generando daño en las persona y ha precisado que “no hay ningún indicio de que la red wifi de la universidad de Deusto haya propiciado el acceso a la información contenida en un dispositivo electrónico, teléfono u ordenador, conectado a la misma”, de modo que si alguien ha accedido a la información contenida en un dispositivo electrónico, “sólo se  ha podido producir en caso de que el propietario no hubiera tomado medidas de seguridad para evitar el acceso a dicho terminal”.

Al respecto, sigue la nota oficial, la Universidad de Deusto recomienda “la toma de medidas de prevención y protección en los  dispositivos personales (teléfono móvil y ordenador) para evitar el acceso y manipulación por personas para fines no deseados”. Finalmente, recomiendan a las personas afectadas que “procedan a presentar la denuncia correspondiente ante la Ertzaintza, en la seguridad de que contaran con el apoyo de la propia Universidad”.

Wifis no seguras

Emilio Castellanos, experto informático y director de márketing de producto de Panda Security, ha confirmado a La Vanguardia que “cuando nos conectamos a una red wifi pública nos exponemos a que todos nuestros datos sean robados”. Tanto las claves para las redes sociales como las fotografías y vídeos que enviemos a través de mensajería instantánea pueden ser rastreados por “terceros” para luego utilizarlo “para fines maliciosos”.

Uno de los métodos más utilizados es un programa llamado sniffer, que “te hace un listado de todas las contraseñas y acciones que se realizan a través de una wifi pública”. De hecho, en Estados Unidos se están multiplicando los casos de las wifi-fantasma: puntos de acceso situados en una furgoneta que reproducen el nombre de la red de la universidad para robar los datos de los alumnos.

Aún no se sabe si se trataría de esta hipótesis, porque un hacker consultado por La Vanguardia asegura que el sistema puede resultar incluso más fácil: “Los teléfonos que estén pirateados y compartan la misma red wifi pueden piratearse sin mucho problema, con un programita que te permite acceder a la agenda, a los contactos y absolutamente a todo lo que tengas en tu móvil o tableta”.
Fuente:

, , , ,

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario

Síguenos en: