Cuida tu alimentaciónla web del estudiante

Cuida tu alimentación

Cada vez hay más expertos que aseguran que existe una relación considerable entre nuestra alimentación y el rendimiento intelectual. Determinados alimentos pueden ayudar a mejorar nuestro rendimiento en los estudios, por eso es importante saber qué nutrientes influyen en nuestra capacidad intelectual, de manera que introduzcamos en nuestra dieta, aquellos alimentos que pueden optimizar el trabajo que estamos realizando.

Cuando hablamos de una dieta adecuada, para cualquier actividad, la primera norma es que sea variada, es decir, que mantenga el equilibrio adecuado entre todos los grupos de alimentos, para evitar carencias importantes.

Ahora bien, en estos momentos en los que nuestra actividad se concentra en la que realizamos con el cerebro durante varias horas y días, ¿te has planteado si comiendo como siempre estás aportando a tu organismo lo que necesitas en estos momentos?.

Por poner un ejemplo, ¿sabías que el cerebro es el órgano más graso del cuerpo y que en un 60% está formado por lípidos?. ¿Que aportar determinados tipos de grasa puede influir profundamente sobre la estructura de las células cerebrales?.

La grasa que se ingiera puede cambiar la configuración de las células cerebrales. Todo depende del tipo de grasa que se coma, los efectos nocivos de las grasas saturadas pueden llegar a cambiar el funcionamiento de las células cerebrales, e incluso disminuir el nivel de inteligencia.

A continuación te exponemos algunos elementos importantes para que los tengas en cuenta a la hora de planificar tu alimentación en estos días, de manera que puedas optimizar el tiempo dedicado al estudio:

– EPA, ácido graso Omega-3: En el organismo el EPA origina hormonas locales benéficos para el corazón , el cerebro, la piel, el cabello, las uñas, las arterias y el sistema nervioso, tanto central como periférico.

Pueden reducir los riesgos y síntomas de deterioro mental.

– Los Omega-3 son ácidos grasos esenciales, pertenecen al grupo de ácidos denominados poliinsaturadas, importantes para la buena salud, pero el cuerpo no puede producirlos por sí solo, de tal manera que los debe obtener de los alimentos .

Los Omega-3, tales como pescado de agua fría, incluyendo el atún, el salmón y la caballa, los vegetales de hoja verde, aceite de chía, onagra, semillas de lino, girasol, ajonjolí, calabaza y ciertos aceites vegetales.

– Aceite de Chía: la semilla de Chia es la fuente vegetal más rica de ácido graso omega-3. La Chía tiene aproximadamente tres a diez veces la concentración de aceite que la mayoría de los granos. Posee entre 19 y 23 por ciento de proteína y es una buena fuente de vitamina B, calcio, potasio, cinc y cobre.

– Magnesio: nuevos estudios realizados descubrieron que el magnesio ayuda a regular un receptor cerebral principal que juega un rol importante en el aprendizaje y la memoria. Esto indicaría que la deficiencia de magnesio puede producir una reducción en la habilidad para aprender , memorizar y trastornos de atención.
Por lo tanto la función cognitiva y la salud puede ser mejor con el magnesio. El magnesio se encuentra en: vegetales de hojas verde oscuro, cereales integrales, frutas secas y semillas de girasol, sésamo, germen de trigo.

– Oro: Se lo encuentra en la levadura de cerveza.
Entre sus propiedades se mencionan:
Estimula la actividad celular. Tiene efectos positivos en el cerebro y las emociones.
Mejora y refuerza las funciones del cerebro. Ayuda a alcanzar altos estados de conocimiento y conciencia. Incrementa el Cociente Intelectual.

Hierbas

– Ginkgo Biloba: . Tiene la capacidad de aumentar el flujo sanguíneo, de esta manera, entrega mas oxigeno a las células. En China se ha utilizado durante más de 5000 años para mejorar la memoria.

– Hipérico: también llamada hipericón, hierba de San Juan, corazoncillo. Mejora la memoria, la concentración, el aprendizaje y el tiempo de respuesta.

– Ginseng: El ginseng ha sido empleada en Asia desde hace miles de años. Mejora las funciones cerebrales: concentración y memoria. Puede causar alta presión y otros efectos secundarios.

A continuación te exponemos qué alimentos te pueden ayudar y cuáles debes evitar.

Alimentos para mejorar la memoria y la concentración:

– Nuez: Su alto contenido en fósforo las convierten en el fruto seco más eficaz para realizar actividades como estudiar o cualquiera relacionada con el rendimiento intelectual

– Almendra: fruto que proporciona minerales para el funcionamiento del cerebro y del sistema nervioso. Mejoran la memoria, según un estudio de la Universidad de Illinois-Chicago, que demostró que todo el que comía durante una temporada un puñado de almendras al día resolvía mejor los tests de memoria.

– Avena: posee vitamina B1 cuya carencia produce irritabilidad, contiene avenina -un alcaloide relajante- Excelente para combatir la fatiga intelectual y es beneficiosa para la memoria a corto plazo.

– Germen de trigo: por su contenido en vitaminas del grupo B y E, alimento indispensable para la memoria.

Zanahorias. Al igual que la avena, su ingesta también implica beneficios para la piel y también está indicada para mejorar la memoria. Su consumo a largo plazo puede aumentar nuestra capacidad de retención gracias al antioxidante beta-caroteno, según un estudio publicado en la revista The Archives of Internal Medicine.

– Aguacate. Como el salmón, es un alimento rico en grasas saludables y, por tanto, favorece el nivel de concentración

Plátano. No vamos a descubrir nada si destacamos aquí las propiedades del plátano, alimento esencial tanto de deportistas de élite, como de estudiantes en época de exámenes por su alto contenido en potasio y vitamina C.  La vitamina B6 ayuda en la producción natural de  neurotransmisores relacionados con la concentración, como la serotonina o la dopamina.

– Arándanos. Un estudio de la revista Forbes los coloca como un potente fortalecedor de la memoria a largo plazo. Son ricos en vitamina C, en antioxidantes, que ayudan a activar las enzimas protectoras del cerebro y mejoran la memoria. También contienen potasio, un mineral necesario para la transmisión y la generación del impulso nervioso. Frescos, en yogures o en mermelada, da igual como se tome: el arándano solo tiene propiedades positivas.

Alimentos perjudiciales:

– Azúcar blanco: causan en exceso hiperactividad y nerviosismo.

– Grasa saturada: estas grasas y los ácidos grasos “trans” producen alteraciones en la salud vascular cerebral, producen efectos perniciosos sobre la memoria y el aprendizaje.

– Alcohol: origina deterioro del sistema nervioso, pérdida de concentración e inestabilidad emocional. Rompe las conexiones neuronales, efecto semejante a la anestesia química.

– Proteínas: una ingesta excesiva de proteínas -especialmente de carne roja y queso curado- reduce la producción de triptófano y serotonina lo que produce elevado grado de excitación en el sistema nervioso.

Por último, los días de examen intenta ser muy riguroso con las pautas de alimentación:

Es muy importante realizar un buen desayuno, con todos los nutrientes necesarios, no te lo saltes, aunque te examines por la tarde, debes mantener un aporte regular de alimentación, cada momento del día necesita sus nutrientes, si no respetas esto, afectará en el resto de tu jornada.

No debes estar más de tres o cuatro horas sin ingerir algún tipo de alimento, porque si no, se puede producir un estado de hiplogucemia y te sentirás agotado y débil, sin energía.

No es conveniente realizar comidas copiosas y muy elaboradas que te lleven a tener una digestión pesada.

Mantén un nivel de hidratación adecuado, aunque no haga calor, el cuerpo necesita de igual manera el aporte de agua.

Antes de tomar alguna planta medicinal o suplemento herbario, debe consultar primero con un profesional de la salud. Evitar el autodiagnóstico y la automedicación.

Síguenos en: