Cómo abrir una cuenta bancaria en Españala web del estudiante

Cómo abrir una cuenta bancaria en España

Existen dos tipos de cuentas bancarias para extranjeros en España: las cuentas para residentes y las cuentas para no residentes

Las cuentas de no residentes se rigen por la legislación vigente en materia de Control de cambios. De esta forma, el titular debe acreditar su condición de no residente y facilitar cuantos documentos le sean solicitados para tal fin por la entidad bancaria. La tramitación de apertura de una cuenta bancaria para no residentes, como decimos, es muy sencilla y se puede llevar a cabo de dos formas:

1.- Acudiendo a la Dirección General de la Policía o al consulado del país de residencia con el pasaporte y una fotocopia y solicitar el certificado de no residencia que se suele obtener en un plazo de 10 días. Una vez que se tiene el certificado y de nuevo con el pasaporte o documento de identidad que sea válido en su país de origen -algunas entidades financieras no aceptan las licencias de conducir- se puede acudir al banco para abrir la cuenta. Ésta será operativa desde ese mismo momento y el cliente podrá tener acceso a sus fondos depositados en ella de forma inmediata.

2.- La segunda opción consiste en ir directamente a la entidad financiera y solicitar la apertura de la cuenta bancaria. En este caso, es la entidad quien realiza la gestión de solicitar el certificado de no residencia con la autorización previa del cliente. El coste por esta gestión es de aproximadamente 15 euros. La cuenta abierta de esta forma no será operativa hasta que el banco reciba el certificado quedando, por tanto, bloqueados los fondos depositados en ella.

En términos generales, como ven, tan sólo con el pasaporte y el certificado de no residencia se puede abrir una cuenta bancaria en nuestro país sin ser residente. No obstante, y dependiendo de la entidad, ésta puede solicitar otro tipo de documentos. Así, por ejemplo, Barclays requiere para la apertura de la cuenta un justificante de ingresos, mientras que Banco Popular solicita una carta de presentación de su banco local.

También y dependiendo de la entidad en la que se desee abrir la cuenta, ésta puede tener un tiempo de vida limitada -algunas entidades a los 6 meses la cierran de manera automática- o no tener esa limitación de tiempo. En este caso, como ocurre con la cuenta para no residentes del Santander, cada dos años el banco requiere que el titular de la cuenta justifique su condición de no residente. En caso contrario, el banco podría proceder a no admitir nuevos cargos ni abonos y a suspender la liquidación de intereses que pudiesen corresponder mientras no se facilitara la documentación oportuna.

En el supuesto de que el titular adquiriese la condición de residente deberá comunicárselo a la entidad financiera para que ésta modifique la titularidad de la cuenta que pasará a ser de residente, con señalamiento del NIF/CIF de que se trate.

En España, las comisiones y servicios pueden variar significativamente de una entidad a otra, por lo que se recomienda realizar un análisis comparativo entre las ofertas de las distintas entidades. Los estudiantes de Erasmus pueden acudir a su universidad para informarse ya que hay entidades financieras que tienen acuerdos de colaboración con las facultades.

Por lo general, y en lo que respecta al tema de los servicios y comisiones, no suelen existir muchas diferencias entre las cuentas bancarias para residentes y las cuentas bancarias para no residentes, salvo las que aplican algunas entidades financieras que, por políticas puntuales, no permiten que los no residentes tengan tarjetas de crédito o que se cubran sobregiros, es decir, cuando se intenta disponer de más fondos de los que se tienen en la cuenta.

No suele, por lo demás, existir un importe mínimo para la apertura de cuentas en euros -salvo excepciones, como el Popular que exige un ingreso mínimo de 300 euros- aunque para otras divisas sí hay un mínimo que dependerá de la moneda en cuestión. Si el deposito inicial se hace con una moneda distinta al euro, se recomienda al titular de la cuenta que solicite que los fondos sean convertidos a euros inmediatamente. Por esta operación, la entidad bancaria no debe cobrar más que la comisión habitual por conversión de divisas.

Síguenos en: